Diferentes estudios a nivel mundial han comprobado que el ejercicio o la actividad física tiene un impacto positivo en el funcionamiento normal del sistema inmune del ser humano.

El ejercicio cardiovascular dinámico que involucra todo el cuerpo moviliza de manera instantánea literalmente miles de millones de células inmunes, especialmente aquellas células capaces de ejecutar funcionas efectoras tales como el reconocimiento y eliminación de células infectadas con virus

Las células inmunes que se movilizan con la actividad física “buscan como defenderse” su recirculación frecuente entre la sangre y los tejidos funciona de modo que aumenta la vigilancia inmune.

El ejercicio físico nos hace resistentes ante infecciones y nos da la posibilidad de enfrentar cualquier infección que ingresa en nuestro cuerpo. El ejercicio físico también libera varias proteínas que pueden ayudar a mantener la inmunidad.

Es importante que mantengamos los niveles de actividad física dentro de las recomendaciones, nos solo puede evidenciarse un efecto positivo en las células del sistema inmune; también se sabe que puede contrarrestar los efectos negativos de las causantes del aislamiento como lo son el estrés y demás enfermedades causadas por el confinamiento.

Esta imagen fue creada por un neurólogo, si esta quieta estás tranquilo, si se mueve un poco, estresado y si se mueve rápido muy estresado. ¿Como lo ves tu?

Si bien el ejercicio físico no puede impedir que nos enfermemos si estamos expuestos, es muy probable que al estar activos ayudemos a nuestro sistema inmune a reducir los efectos causados por el virus.

Comments are closed.