Somos criaturas de hábitos. Todo lo que pensamos, decimos y hacemos es el resultado de hábitos profundamente arraigados en nuestra mente a lo largo de años y años de comportamiento repetitivo. Son esos mismos hábitos los que nos ayudan a avanzar o limitan nuestro progreso. De hecho, la calidad de nuestra vida actual es el reflejo directo de esos hábitos diarios.

Los hábitos son una parte innegablemente poderosa e integral de nuestra psicología conductual que le da forma a nuestra vida. Son tan importantes que un estudio determinó que aproximadamente 45 por ciento de todo lo que hacemos en el día está dictaminado por nuestros hábitos.

Despedirnos de nuestros malos hábitos y reemplazarlos por unos mejores no es nada fácil. Requiere compromiso, voluntad y un deseo arraigado de superar nuestras tendencias, en apariencia naturales, de pensar, sentir, hablar y actuar de cierta forma.

En este artículo te presentamos 5 prácticas que puedes aplicar en tú día a día que te ayudarán a mejorar tu relación con la vida, con tu entorno y sin duda alguna contigo mismo.

1. Un buen día empieza con un desayuno nutritivo

El desayuno es una parte importante de la vida, sin embargo, muchas personas se lo saltan todos los días. Y eso de que el desayuno es la comida más importante del día, es 100 por ciento cierto. Si realmente quieres tener éxito, desayuna algo nutritivo cada mañana.

Este hábito no requiere mucho esfuerzo, solo un poco de planeación y si siempre estás corriendo para salir de tu casa por las mañanas, podrías considerar levantarte unos minutos antes para asegurarte de tener tiempo para incorpora este gran hábito a tu vida.

2. Evita las distracciones en la mañana

Si eres de esas personas que lo último que ves antes de dormirte es tu celular y que lo primero que haces en la mañana es revisar tu correo electrónico, las redes sociales y otras aplicaciones, esta tarea tal vez te resulte algo retadora.

Te aseguro que a pesar del desafío la encontrarás transformadora e incluso un alivio al final del día.

Cuando revisas tu teléfono a primera hora de la mañana permites que otras personas y circunstancias marquen la emocionalidad y el ritmo con el que empiezas tu día.

Te será casi inevitable actuar desde el modo reactivo en lugar de decidir de manera más consciente en qué quieres concentrarte.

Si te es posible consigue una alarma que no sea tu teléfono o por lo menos ponlo en modo avión por las noches.

Crea un breve ritual de la noche que no incluya revisarlo, y otro para la mañana que te haga sentir bien. Por ningún motivo revises tu celular antes de haber cumplido tu ritual de la mañana (que puede incluir ejercicio, meditación, lectura o cualquier actividad que consideres oportuna).

3. Haz ejercicio

Uno de los mejores hábitos en la vida es hacer ejercicio todos los días, sin excepción. Y esto no tiene que ser levantamiento de pesas o entrenar para un maratón, sino de hacer alguna actividad física ligeramente agotadora para oxigenar la sangre y mandar endorfinas a tu cuerpo.

No sólo te ayudará a sentirte mejor físicamente, sino que te sentirás más motivado, tendrás mayor claridad mental y estarás más fuerte emocionalmente. El ejercicio libera dopamina, oxitocina y serotonina en nuestro cuerpo, dándonos un sentimiento casi eufórico sin tener que recurrir a ninguna droga.

4. Hidrátate constantemente

El cuerpo humano esta formado principalmente de agua, un consumo óptimo de este preciado líquido te ayudará a regular tu temperatura corporal, transportar adecuadamente los nutrientes a través del torrente sanguíneo, y prevenir el estreñimiento. Lo que dicen los expertos es que un adulto debería consumir de 8 a 10 vasos de agua al día.

Una forma de poder implementar este hábito en tu día a día es colocar alarmas en tu celular para que te recuerde tomar agua a diario, puedes agregar en el vaso pequeños trozos de fruta para darle un poco de sabor natural.

5. Valora el sueño

Aunque levantarte temprano es importante, también es fundamental dormir suficiente. Encontrar ese delicado balance puede ser complicado, sobre todo si tienes hijos o tienes dos trabajos o cualquier otra obligación. Sin embargo, si te preocupa lo suficiente tu bienestar y tu éxito a futuro, dedicarás por lo menos 6 horas a dormir de manera ininterrumpida.

Si te cuesta trabajo quedarte dormido, asegúrate de no consumir café o alcohol antes de irte a la cama. Y si fumas, o consumes demasiada azúcar o cualquier otro tipo de toxinas durante el día, será más difícil dormir a una hora prudente. Elimina esas toxinas de tu rutina para que puedas dormir lo que tu cuerpo necesita.

Cómo empezar?

¿Cuántos de estos hábitos ya están en tu vida? Los malos hábitos pueden interponerse en el camino de nuestro progreso, y cambiarlos no es nada fácil. Sin embargo, todo es cuestión de impulso. Todo se resume a unos cuantos pasos que puedes ir incrementando día a día para ayudarte a construir los hábitos que te hagan lograr lo que tu corazón desea.

Los hábitos antes mencionados son algunos de los mejores hábitos que se pueden tener en la vida. ¿Con cuántos estás dispuesto a comprometerte?


Te interesaría leer

Visita nuestra tienda online y encuentra variedad de artículos deportivos.

Comments are closed.